Khat (catha edulis) La última planta controvertida

Programa Drogas y Democracia – Transnational Institute, Amsterdam

El khat es una planta frondosa que forma parte desde hace siglos de las tradiciones y cultura del cuerno de África, cuyo efecto estimulante puede, según algunos, volverse compulsivo. El masticado de khat, costumbre ancestral en esa región, se ha convertido en un tema de interés mundial debido a la migración, al aumento de su consumo y a los problemas socioeconómicos y de salud asociados con esta práctica. Mientras que en las regiones productoras de khat esta sustancia no es motivo de preocupación, son los países europeos y de Norteamérica, donde vive una creciente población inmigrante consumidora de khat, los que han intentado su control de diferentes maneras. Por el momento, las reacciones y respuestas al uso del khat en términos de políticas y regulaciones varían notoriamente. A nivel internacional todavía no hay muchas indicaciones de medidas concretas tendentes a regular la producción, comercio y consumo del khat.

Entre las poblaciones procedentes de las regiones productoras, el khat tiene un mercado mundial y un valor económico comparable al del té, el café o el cacao. Dada la compleja red de distribución a través de la cual se comercializa el khat, cualquier iniciativa de control deberá tener en cuenta el riesgo de que se desarrolle un mercado negro, caso de que se decida criminalizar esta sustancia. Por otra parte, la aplicación de una prohibición selectiva, o un control del khat a nivel global, continental o de algunos países específicos, podría ser problemático, especialmente en los países del cuerno de África, en donde las fronteras son porosas y los gobiernos no sólo tienen poca capacidad y recursos para hacer cumplir las leyes, sino que no comparten un enfoque único en el asunto del khat.

A la falta de claridad en las posiciones tomadas a favor o en contra de la planta se ha venido a sumar la naturaleza controvertida del tema del khat. La controversia surgió de las contradicciones inherentes a las que han llegado los diferentes estudios científicos sobre esta planta. Una buena parte de la literatura sobre el khat se refiere principalmente a las consecuencias negativas de su uso desde una perspectiva de salud, ignorando los aspectos socioeconómicos y la significación social de la planta para las poblaciones consumidoras, tanto en el cuerno de África como en la diáspora. Aunque el uso del khat suscita ciertas inquietudes, algunos de los argumentos contra el khat pueden refutarse teniendo en cuenta el hecho de que éstos se originaron en países cuyas culturas no están muy familiarizadas con el tradicional consumo del khat.

Ante la realidad del uso del khat como fenómeno, los esfuerzos para meterlo dentro de las convenciones internacionales y someterlo posiblemente a controles de nivel nacional aumentarán. Estos esfuerzos requerirán, sin embargo, que se tengan en cuenta los múltiples aspectos que sustentan la evolución de la producción y consumo de khat como fenómeno global. En este proceso es importante que se reconozcan varios factores:

En primer lugar, el vínculo que hay entre el uso del khat y el carácter social que éste tiene para los consumidores tradicionales locales, así como para las poblaciones internacionales inmigrantes, contemplando los límites de lo que se considera como “uso normal” y la percepción general sobre la cultura de la droga y la prohibición.

Segundo, el valor económico del khat en los países productores y sus dimensiones internacionales a través de la migración y de las redes de comercio global. Si se criminaliza el khat, existe la posibilidad de que se desarrolle un comercio de características mafiosas con todas sus implicaciones delictivas y de lavado de dineros.

Tercero, la armonización de las políticas sensibles a los diversos procesos del tema del khat es crucial si se piensa en su regulación. Si se quiere regular el khat de manera más productiva se requiere una normalización del comercio de khat a través de una armonización de las políticas comerciales entre los principales países proveedores de khat a Somalia y a otras regiones.

Finalmente, cualquier intento de encontrar una solución al tema del khat debería prestar atención a la dimensión del conflicto, algo que no ha sido tenido en cuenta por los estudios recientes sobre esta planta. Para el análisis y la formulación de políticas sería válido considerar la posible relación entre el conflicto en Somalia y el comercio del khat, puesto que el comercio mundial del khat está fuertemente conectado con redes en Somalia y con somalíes en la diáspora. Sabiendo que los señores de la guerra en Somalia tienen intereses en el comercio de khat, su control debe estar jugando un rol en la violencia de ese país.

Antony Otieno Ong’ayo

Nuevo Cáñamo Mobile!

m.canamo.net

© La Cañameria Global S.L. · Milà i Fontanals, 35 · 08012 Barcelona · www.canamo.net · powered by Hathor