Un esfuerzo común

La existencia de las ferias de cáñamo es crucial para la reforma de la política de drogas, puesto que son una forma excelente de mostrar a la opinión pública qué pasa en el entorno de los consumidores de cannabis

Mientras arda el fuego de la razón, es que aún no hemos entrado en la oscuridad de la ignorancia. Sigue habiendo esperanza para que algún día la lógica y el sentido común lleguen a ser parte de la política de drogas mientras haya suficiente número de personas que hablen de los beneficios que ello traerá para la paz, la seguridad, la salud pública y el desarrollo sostenible en todo el mundo. Debemos estar alerta a cada ocasión que tengamos de demostrar estos beneficios, pues no tendremos tantas oportunidades como quisiéramos. Y necesitamos mantener la cabeza fría para no perderlas.

Aquéllos que desean extinguir el fuego de la razón siempre rondan cerca. A comienzos de julio, las autoridades de Coventry, Reino Unido, prohibieron la organización de la 4ª UK Hemp Expo, la feria prevista para finales de ese mes en Londres. Esta exposición anual del cultivo y el consumo de cannabis atrajo a 12.000 visitantes el año pasado. Por supuesto, las autoridades de Coventry han preferido no usar los canales oficiales, pues hubieran requerido motivos claros y justos, para explicar esta decisión.

La existencia de las ferias de cáñamo es crucial para la reforma de la política de drogas, puesto que son una forma excelente de mostrar a la opinión pública qué pasa en el entorno de los consumidores de cannabis. Muchos ciudadanos escépticos frente al mundo de este consumo tienen la oportunidad de ver con sus propios ojos qué pasa cuando un grupo de gente usa cannabis. También tienen una oportunidad para escuchar los argumentos contra la prohibición de las drogas y a favor de la regulación del cannabis. Por ello, son también eventos políticos importantes.

El peor enemigo de uno suele ser uno mismo: las divisiones internas amenazan la sobrevivencia de las ferias de cáñamo en Europa. Ya vimos en Alemania y el Reino Unido cómo la competencia entre dos empresas rivales causó graves daños al entorno cannábico. El siguiente caso parece estar en España, donde las próximas ediciones, tanto de la feria Expocannabis de Madrid, como la de Highlife Fair de Barcelona, tendrán lugar en el mismo fin de semana, del 19 al 21 de enero de 2007.

ENCOD ha pedido a ambas organizaciones feriales fumar la pipa de la paz y coordinar sus agendas. Ha de ser posible dividir el pastel para compartirlo. Por supuesto, las estrategias comerciales son diferentes a las políticas. Pero la necesidad de hacer un frente común es clara y urgente, y no es hora de perdernos en peleas internas.

Las ferias son lugares donde podemos mostrar imágenes simpáticas, y sobre todo, pacíficas e inspiradoras, ante el mundo. También poseen un factor comercial que atrae a la gente. Es un sector que crece. Por ello, si existe buena colaboración y respeto entre los diferentes actores, ha de ser posible organizar muchas más ferias en Europa.

Al mismo tiempo, en las próximas semanas, debemos presentar una minuciosa versión de nuestra posición para el Diálogo con la Sociedad Civil sobre Políticas de Drogas, que la Comisión Europea ha anunciado para finales de junio de 2007 mediante la publicación de su Papel Verde. Nuestras propuestas deberán ser constructivas: tanto en términos de cómo organizar este diálogo así cómo de qué deberá tratar. (Ver nuestro sitio web para más información).

El tema de la búsqueda de fondos continúa siendo otra prioridad. La mayor parte de este trabajo está sobre los hombros de la coordinación, pero sin la aportación de los socios de ENCOD, no tendrá éxito. Cada propuesta o idea constructiva para formas de contactar nuevos socios y donantes será bienvenida. Cada socio de ENCOD que consiga un nuevo asociado obtendrá para sí una bonificación del 10% sobre la contribución del nuevo socio.

Los días 6 y 7 de noviembre, organizaremos la conferencia –que originalmente estaba planificada para el mes de marzo de este año–, en el Parlamento Europeo de Bruselas, en cooperación con dos fracciones del PE. Será casi exactamente 30 años después de que una reforma legal en Holanda hiciera posible la política tolerante para con el cannabis y la UE podría ser un instrumento para estabilizar esta política. Otros temas interesantes de la política de drogas en Europa serán la situación en las prisiones de la UE y la propuesta de los productores de hoja de coca bolivianos que han llegado a formar parte de las autoridades nacionales en el Gobierno de Bolivia.

La conferencia tratará de juntar en toda Europa a aquellos parlamentarios, autoridades locales y ciudadanos afectados que apoyan un avance en el debate sobre la política de drogas en el sentido de establecer estándares mínimos de tolerancia para el uso personal de drogas entre ciudadanos adultos. En septiembre, comenzará el registro de participantes.

Joep Oomen

© La Cañameria Global S.L. · Milà i Fontanals, 35 · 08012 Barcelona · www.canamo.net · powered by Hathor