Bélgica: la tolerancia en juego

Apenas la prensa nacional e internacional se hubo retirado de aquella presentación, la policía intervino deteniendo a cuatro personas de nuestra asociación que fueron interrogadas durante horas

Trekt Uw Plant, la primera asociación de ciudadanos belgas que intentamos organizar el cultivo colectivo de cannabis para consumo personal, sigue siendo perseguida. Nuestro juicio se inició el 9 de febrero ante la Cámara de Acusaciones de la Corte de Apelación de Amberes.

Finalmente aparecimos en juicio, los cinco socios de Trekt Uw Plant que habíamos presentado el 12 de diciembre de 2006 la primera plantación de cannabis establecida dentro de las márgenes de la legislación belga. El sexto socio, Stijn Bex, no fue convocado porque goza de inmunidad parlamentaria.

Nos imputan haber organizado el cultivo ilícito de cannabis, a pesar del hecho de haber actuado estrictamente de conformidad con el decreto ministerial de enero de 2005, que otorga “la última prioridad de persecución a la posesión, por una persona adulta, de una cantidad de cannabis que no exceda los tres gramos o una planta, con destino al consumo personal y, sin hayan condiciones agravantes o disturbios del orden público, sólo será sancionado con simple registro policial. Las violaciones que se registran en el marco de este decreto, no llevarán a la confiscación de las drogas encontradas. Éstas pueden quedar en posesión de la persona involucrada”.

Por otra parte, nuestra Asociación jamás ha escondido la intención de facilitar a sus socios un espacio para efectuar el cultivo individual de su propia planta de cannabis. Esta intención, además, consta en los estatutos de la Asociación publicados por el Diario de Estado de Bélgica el 4 de septiembre de 2006.

La historia comenzó el 11 de febrero de 2006. Luego de haber sido cerrada por orden judicial FLOW, la única grow shop de Amberes en todo Flandes, unos activistas cannábicos locales nos reunimos para acordar una estrategia. Convencidos de que el clima político en Bélgica no era apto para una operación comercial relacionada con el cannabis, decidimos reclamar nuestros derechos con la creación de una asociación de consumidores. Amparándonos en el decreto ministerial de 2005, que ha sido introducido tras de años de debate en el Parlamento belga, sacamos a la luz Trekt Uw Plant (Haz Tu Planta).

La acción comenzó un 27 de julio de 2006 en el Jardín Botánico de Amberes. En presencia de los medios de comunicación y la policía local, sembramos una semilla de cannabis que obtuvimos de una cantidad de cannabis inferior a tres gramos que alguien llevaba consigo. La Policía, representada por el jefe de la Brigada de Estupefacientes de Amberes, nos registró pero no intervino. La planta que crecería de esta semilla serviría de planta madre para los primeros cinco esquejes que formarían la primera plantación presentada luego oficialmente el 12 de diciembre de 2006 (ver Cáñamo nº 110).

Apenas la prensa nacional e internacional se hubo retirado de aquella presentación, la policía intervino deteniendo a cuatro personas de nuestra asociación que fueron interrogadas durante horas, sus casas registradas, el ordenador asociativo confiscado, así como también las plantas. Fue el ataque directo de una operación policial que ya había empezado meses antes.

Tal como sabemos ahora, la Policía siguió los pasos de Trekt Uw Plant a partir del momento en que hicimos nuestra primera presentación pública. Cientos, posiblemente miles, han sido las horas de trabajo dedicadas por la Brigada de Estupefacientes de Amberes para reunir “pruebas” contra nuestra asociación, a pesar de que ésta siempre ha actuado con plena transparencia.

La base de estos métodos de investigación es la sospecha de que la Asociación estaba produciendo cannabis a gran escala. Este grave argumento ha sido utilizado para que la Policía haya podido aplicar métodos especiales de investigación, interviniendo en la esfera privada de los involucrados: observación de casas, seguimiento de personas, registro de llamadas telefónicas, etc. Según la ley belga, estos métodos deben corresponder a criterios de proporcionalidad y subsidiaridad. En otros términos, deben ser utilizados solamente cuando existe la sospecha real de un grave delito, y además deben ser un último recurso (los demás recursos deben estar agotados).

Desde el principio de su creación, la Asociación ha comunicado con toda claridad sus intenciones. Por ello, son bastante extraños unos métodos de investigación tan particulares como los usados en nuestra contra. Sin embargo, tampoco nos parece relevante poner demasiadas objeciones al uso de estos métodos. Por una parte, porque no han producido ningún elemento nuevo en el caso, y por otro, porque deben ser aprobados a fin de que pueda seguir el proceso principal sobre el contenido del juicio.

Probablemente, este juicio tendrá lugar el próximo 28 de marzo, dos meses antes de las elecciones generales que se celebrarán el 10 de junio. Será el juicio contra la tolerancia con respecto a la posesión de cannabis que ha existido en Bélgica desde 2005. El fiscal de Amberes hará todo para enterrar el decreto ministerial; los socios de Trekt Uw Plant haremos todo por obtener que este decreto se convierta en base de una regulación definitiva.

Joep Oomen

© La Cañameria Global S.L. · Milà i Fontanals, 35 · 08012 Barcelona · www.canamo.net · powered by Hathor