Un asunto de transparencia

Está bien saber que la Comisión Europea está de acuerdo con que la forma de hacer la política de drogas está violando sus propios principios

Para ganar las mentes y los corazones de los ciudadanos europeos para el proyecto colectivo llamado Unión Europea, la Comisión Europea ha lanzado la ‘Iniciativa por la Transparencia’. El objetivo de esta iniciativa es mejorar la apertura y la accesibilidad a las instancias de la UE, informar a los ciudadanos sobre el uso de fondos e incrementar el control público sobre las instancias comunitarias.

El 10 de octubre, el Comisario de la UE, Siim Kallas, presentó esta iniciativa durante un seminario en Bruselas. ENCOD participó en este seminario y puso la siguiente pregunta al señor Kallas: ¿Puede ser caracterizada como transparente la actual forma en que la Comisión para Justicia, Libertad y Seguridad maneja la participación de los ciudadanos en el diseño y la implementación de las políticas europeas de drogas?

Recordamos que en enero de 2006, la Comisión anunció que “un diálogo genuíno con la sociedad civil sobre la política de drogas” empezaría en enero de 2007. En junio, la Comisión pidió a los ciudadanos responder a una propuesta de diálogo en torno a la política de drogas (el llamado Papel Verde). Pero las buenas intenciones han quedado sólo en eso, en papel. Las personas que han respondido a esta solicitud ni siquiera han recibido confirmación de recibo. El diálogo debe empezar en dos meses. No existe ninguna indicación sobre quiénes pueden acceder a él ni cómo se organizará.

La respuesta del comisario Kallas a la pregunta de ENCOD no dejó nada que desear en términos de transparencia. Kallas dijo que le parecía una mala práctica, y prometió pedir a su colega de Justicia, Franco Frattini, que analice el asunto. Probablemente tendremos que esperar un tiempo más hasta tener una respuesta de Frattini. Pero está bien saber que la Comisión Europea está de acuerdo con que la forma de hacer la política de drogas está violando sus propios principios. Lo que ENCOD trata de realizar a nivel de la UE tampoco existe a nivel nacional. Es muy raro que se invite a los ciudadanos a testimoniar ante los políticos sobre sus experiencias con la política de drogas. No hay lobbies en los parlamentos que trabajen en nombre de los consumidores u otros ciudadanos afectados. Cuando se toman medidas sobre drogas, no existe ninguna consulta a las personas que afrontarán el impacto cotidiano de estas medidas.

La comunicación directa, transparente y contínua con las personas que están afectadas por uno de estos problemas es un factor decisivo en el éxito de las medidas que intentarán reducirlos. Los encuentros físicos entre las personas que son políticamente responsables, por un lado, y aquellos cuyas vidas están determinadas por sus decisiones, por otro, son una condición importante para un buen gobierno. Un encuentro personal puede hacer más que leer mil páginas. Fueron ciudadanos dispuestos a desafiar la legislación y el consenso político quienes iniciaron programas de drogas cuyo fin es salvar y mejorar vidas. Sin ellos no habría coffee shops, ni intercambio de jeringuillas, nianálisis de pastillas, ni mate de hoja de coca, por mencionar sólo algunos ejemplos del progreso en la política de drogas. Y de cara al actual estancamiento, sin la cooperación de estos ciudadanos tampoco habrá progresos en el futuro.

Siguen habiendo iniciativas para desafiar la “transparencia” de las leyes sobre el cannabis en Holanda, donde un juez sobreseyó las acusaciones contra un consumidor de cannabis medicinal que cultivaba para su uso personal. En España, donde los Amigos de Maria (una asociación de consumidores de cannabis de Vitoria) quieren crear una “farmacia de cannabis”, que establezca el contacto entre personas que consumen por motivos medicinales y cultivadores que están dispuestos a proporcionar parte de su cosecha de forma gratuita. Y en Amberes, Bélgica, la asociación “Trekt Uw Plant” (literalmente, “haga su planta”) con un miembro del Parlamento Federal entre sus 35 socios, prepara su primera plantación de cannabis dentro del límite legal de la política de drogas belga.

Con respecto a la situación financiera de ENCOD, el futuro parece triste, pero con esperanzas. Todavía se necesitan más socios y donantes para cubrir el presupuesto de este año. Pero es seguro que continuemos. Para el año que viene hay esperanzas de que la situación mejorará si todos los socios siguen haciendo sus contribuciones. También prepararemos varias opciones para originar otras fuentes de ingreso. No dudéis en contactar para más información.

Joep Oomen

Nuevo Cáñamo Mobile!

m.canamo.net

© La Cañameria Global S.L. · Milà i Fontanals, 35 · 08012 Barcelona · www.canamo.net · powered by Hathor