Histórica decisión judicial en Bilbao: Devuelven a la asociación Pannagh las plantas de marihuana incautadas el 3 de octubre de 2005

Tal como informó Cáñamo (ver nº 95, 105 y 106), Pannagh es una asociación sin ánimo de lucro fundada en 2003, compuesta por usuarios de cannabis que realizan cultivos colectivos para el abastecimiento de sus asociados. En plena cosecha del 2005 la policía intervino en el terreno de Pannagh secuestrando las plantas y deteniendo a su presidente Martín Barriuso junto a otros dos socios. Meses después la Audiencia Provincial de Vizcaya archivó el caso al entender que una asociación de usuarios legalmente constituida no tenía nada que ver con el perfil de una organización dedicada al tráfico de drogas.

Tras un año y medio de tira y afloja judicial, superados los recursos de la fiscalía, el pasado 24 de abril, Pannagh organizó una rueda de prensa, donde orgullosos y felices mostraron el material incautado y devuelto por el Juzgado de la Sección 6ª de la Audiencia Provincial de Bizkaia. Conseguir la devolución de los 17,4 kg. de marihuana seca, –aunque ya inservible para el consumo–, ha supuesto una sentencia histórica, pues en la jurisprudencia anterior no hay ningún precedente de devolución de marihuana confiscada al cultivador. Hecho éste que supone un reconocimiento implícito del autocultivo y un triunfo claro de todo el colectivo cannábico.

Pannagh supo aprovechar el impacto mediático para, en nombre de todas las asociaciones antiprohibicionistas cannábicas (FAC), hacer una llamada a favor del autocultivo, tanto para plantaciones individuales como para cultivos colectivos hechos por asociaciones con destino al consumo compartido en circuito cerrado. Los clubes de usuarios se rigen por el modelo propuesto por los juristas Juan Muñoz y Susana Soto, de la Facultad de Derecho de Málaga: producción en un lugar privado para un circuito cerrado de consumo y destinada sólo a mayores de edad y usuarios habituales de cannabis o con necesidades medicinales; no existencia de ánimo de lucro, no acceso y protección a sectores más vulnerables (menores y disminuidos), así como no publicidad. Por otra parte, a raíz de la defensa en el caso Pannagh, se apuntaron otras características importantes: estar inscritos como asociación legalmente constituida, demostrar actividad y tener limitada la cantidad anual que puede adquirir cada socio, de forma que no se pueda desviar la producción al mercado negro.

La asociación Pannagh –junto a otras asociaciones de usuarios– continuará este verano con su cultivo colectivo. Para la Audiencia Provincial de Vizcaya ha prevalecido el derecho al autoconsumo por encima de la aplicación de leyes preconstitucionales como la 17/1967 sobre estupefacientes.

Nuevo Cáñamo Mobile!

m.canamo.net

© La Cañameria Global S.L. · Milà i Fontanals, 35 · 08012 Barcelona · www.canamo.net · powered by Hathor